Todo lo que debes saber sobre la intolerancia a la lactosa

niño con dolor de barriga

La intolerancia a la lactosa ocurre en el contexto de la incapacidad del cuerpo para absorber y metabolizar la lactosa de los alimentos.

Esta intolerancia es una de las formas más comunes de deficiencia de enzimas intestinales. La lactasa, la enzima que facilita el metabolismo de la lactosa presente en algunos alimentos, tiene un nivel bajo en personas con intolerancia a la lactosa.

Normalmente, esta enzima, que debería estar en el intestino delgado, convierte la lactosa en glucosa y galactosa. Luego, estas pasan al torrente sanguíneo.

No se sabe exactamente por qué falta esta enzima en algunas personas. Sin embargo, se cree que se produce contra una irritación o lesión de la membrana intestinal. Pero más frecuentemente ocurre como resultado de una anomalía en los genes implicados en la síntesis de esta enzima.

Factores de riesgo que fomentan la intolerancia a la lactosa

Entre los factores de riesgo que aumentan la probabilidad de que una persona tenga intolerancia a la lactosa se encuentran:

  • Edad: la intolerancia a la lactosa generalmente ocurre en adultos. El problema ocurre muy raramente en niños o bebés.
  • Etnia social: la intolerancia a la lactosa afecta principalmente a personas de ascendencia africana, asiática e hispana.
  • Nacimiento prematuro: los bebés prematuros tienen un nivel más bajo de lactasa en el intestino delgado, porque el cuerpo comienza a desarrollar esta enzima en la última parte del tercer trimestre.

Enfermedades que afectan al intestino delgado y pueden afectar los niveles de lactasa.

  • El crecimiento bacteriano excesivo
  • La enfermedad celíaca
  • La enfermedad de Crohn

Algunas formas de tratamiento del cáncer pueden aumentar el riesgo de intolerancia a la lactosa. Esto ocurre especialmente la radioterapia en el abdomen o las complicaciones de la quimioterapia.

Tipos de intolerancia a la lactosa

mujer con intolerancia a la lactosa

La intolerancia a la lactosa puede ser primaria, secundaria y congénita. A continuación se muestra información sobre cada uno:

1.Intolerancia primaria: se produce en el contexto de una reducción de la actividad de la lactasa en la mucosa intestinal. Ocurre como muy pronto a la edad de cinco años, pero la mayoría de los casos se descubren en la adolescencia o incluso en la edad adulta.

2.Intolerancia secundaria: se produce como síntoma de gastroenteritis, enfermedad de Crohn o como efecto secundario del tratamiento del cáncer. En este caso, la intolerancia puede ser temporal y el nivel de lactasa puede volver a la normalidad después de la regeneración del tejido intestinal.

3.Intolerancia congénita: ocurre en casos raros y se transmite genéticamente, siendo la condición que ambos padres transmitan el gen con problemas adicionales. Se manifiesta por la incapacidad del cuerpo para sintetizar lactasa.

Es bueno saber que alrededor del 70% de las personas con intolerancia a la lactosa también tienen intolerancia a la fructosa. Los alimentos que contienen fructosa incluyen salchichas, azúcar y edulcorantes naturales y artificiales, alimentos enlatados que contienen azúcar, nueces recubiertas de azúcar o jarabe dulce, hortalizas dulces (zanahorias, maíz, tomates), productos dulces del comercio.

Síntomas

Las personas con intolerancia a la lactosa pueden experimentar los siguientes síntomas al ingerir leche o productos lácteos:

  • Calambres abdominales: más periumbilicales (alrededor o detrás del ombligo) o en la parte inferior del abdomen
  • Hinchazón
  • Diarrea
  • Vómitos (especialmente en adolescentes)
  • Transpiración
  • Palidez

Los síntomas ocurren entre 15 minutos y dos horas después de la ingestión de lácteos o productos lácteos. La intensidad de los síntomas depende de varios factores, entre ellos la cantidad de grasa consumida con alimentos que contienen lactosa, el tiempo de evacuación del estómago, la sensibilidad intestinal y la adaptación de la flora intestinal a la cantidad de lactosa consumida. Por ejemplo, un vaso de leche se puede consumir sin problemas, pero no más.

Diagnóstico de las personas que sufren intolerancia a la lactosa

Dependiendo del historial de síntomas, su médico puede recomendar varias pruebas para diagnosticar la intolerancia a la lactosa. A continuación se muestran los más importantes:

Prueba de absorción de lactosa (prueba de tolerancia): la persona consumirá un líquido que contiene 50 g de lactosa (en el caso de los niños, se calculan 2 g por cada kg). Los niveles de glucosa en sangre se calculan a los 0, 60 minutos y 120 minutos. Si la glucemia no es variable y si se presentan los síntomas típicos de la intolerancia a la lactosa, se concluye que el organismo no ha podido digerir la lactosa y se hace el diagnóstico;

Prueba de malabsorción de lactosa (prueba de hidrógeno en aire expirado): algunos médicos la prefieren con mayor precisión que la prueba de tolerancia. Consiste en consumir, después del reposo digestivo, un líquido con contenido de lactosa y medir la cantidad de hidrógeno expirado cada 30 minutos durante tres horas.

Normalmente, se liberan pequeñas cantidades de hidrógeno. Cuando la lactosa no se metaboliza, comienza a fermentar en el intestino delgado y, por lo tanto, conduce a la liberación de una mayor cantidad de hidrógeno.

Prueba de acidez de las heces: se calcula la cantidad de ácido en el intestino grueso. Es especialmente preferido para bebés y niños pequeños. Si el pequeño es intolerante a la lactosa, la prueba indicará la presencia de una gran cantidad de ácidos grasos en las heces. Ocurren como resultado de la interacción entre lactosa no digerida y bacterias en el colon.

Tratamientos

Por lo general, el tratamiento de la intolerancia a la lactosa implica cambiar la dieta diaria y reducir el consumo de alimentos ricos en lactosa. Solo en caso de síntomas graves es recomendable eliminar estos alimentos por completo. La mayoría de las personas con intolerancia a la lactosa pueden consumir hasta 12 g de lactosa al día (el equivalente a un vaso de leche de 240 ml) sin mayores síntomas. El yogur también se tolera mejor, al igual que el queso curado.

Además de cambiar la dieta, las personas intolerantes a la lactosa pueden complementar su dieta con alternativas alimentarias o suplementos a base de proteínas, calcio y vitamina D, cuyos niveles han disminuido tras limitar el consumo de alimentos ricos en lactosa.

El calcio, por ejemplo, se encuentra en el brócoli, el salmón, la leche de soja, el coco o el arroz, las naranjas, el ruibarbo y las espinacas.

La vitamina D se encuentra en los huevos y el hígado de pollo, y el cuerpo la produce de forma natural a través de la exposición al sol. La proteína se puede tomar de la carne o verduras como tofu, lentejas, garbanzos, maní, almendras, quinua, semillas de cáñamo, champiñones, patatas, frijoles.

También se pueden tomar suplementos de enzimas para crear tolerancia en la flora intestinal, pero esto se recomienda especialmente bajo la supervisión de un médico.

Alimentos que contienen lactosa

La lista de alimentos que contienen lactosa incluye:

  • leche y productos lácteos: la excepción es el yogur, que puede consumirse debido a la galactosa microbiana que facilita la digestión de la lactosa en el intestino
  • pan y bollería
  • cereales procesados para el desayuno
  • papas instantáneas y sopas de crema en un sobre; margarina y mantequilla
  • aderezos comerciales para ensaladas
  • dulces y otros bocadillos
  • mezclas de bolsas para galletas, pasteles
  • salchichas envasadas
  • helado
  • chocolate
  • mostaza
  • mayonesa
  • salsa de tomate

Y hasta aquí el artículo de hoy. Espero que te haya resultado interesante y te haya sido de utilidad. Recuerda que hay más motivos a parte de ser intolerante a la lactosa que pueden provocarte dolores. Entre ellos, encontramos la afectación del alcohol en los órganos del cuerpo. Aquí te dejo un artículo enlazado que habla del tema.

Y ya por último, si te han gustado las imágenes de este artículo, quiero que sepas que estan sacadas de CanvaPro. A continuación te dejo enlazado su página web oficial para que veas todas las posibilidades y herramientas que tienes con Canva. Personalmente, lo que más me gusta de CanvaPro, es poder hacer diseños profesionales sin ser yo una diseñadora profesional.

Pinea esta imagen en Pinterest!




About Propietaria de EstateAlDia

Emprendedora, educadora social y profesora de español. Ella misma se considera una amante de la educación emocional y social. Además, está formada en SEO y en marketing digital, y es la fundadora de estatealdia.com.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *