El ladrillo en el interiorismo: ¿Con qué colores combinar?

ladrillo

El ladrillo aparente es una solución de acabado de paredes muy versátil, y puede enmarcarse fácilmente y adaptarse a las características de muchos estilos de disposición. De lo rústico a lo industrial, la aparente pared cubierta de ladrillo definitivamente atrae todas las miradas y se convierte en la estrella del arreglo. Pero si lo pensamos un poco más, el hecho de que este tipo de acabado destaque con tanta facilidad significa, al final, que el “paisaje” del arreglo debe estar bellamente integrado.

Si no tiene todas las paredes de la habitación cubiertas con ladrillo visto, entonces el color de las pinturas que aplicará en las otras paredes es un factor de decisión importante. Podrás resaltar aún más la pared con el ladrillo aparente, o por el contrario, mezclarlo con los demás elementos del arreglo. Sin embargo, para cambiar un poco el tema de la discusión, es un acabado con una fuerte personalidad: los colores de pintura correctos pueden ayudarlo a desarrollarlo o … templarlo.

Verde

¿Qué podría ser más dinámico que una mezcla de colores complementarios? La rueda de colores nos dice que el rojo y el verde son colores diametralmente opuestos, que juntos crean un fuerte contraste. Por lo tanto, una pared de ladrillos rojos sobre un fondo verde crea un esquema de colores vibrantes. Base su elección en tonos complementarios de rojo y verde: por ejemplo, un ladrillo rojo oscuro coincidirá con un verde igualmente oscuro, mientras que los tonos claros coincidirán entre sí.

Blanco

Los arreglos contemporáneos promueven los aparentes muros de ladrillo enmarcados por paredes blancas. Sin embargo, hay un truco: aunque parezca que el blanco es siempre el mismo, en realidad el no color se diferencia por matices cálidos o fríos. Junto con el ladrillo aparente, lo mejor es un blanco con matices cálidos, porque acentuará la textura del ladrillo y creará un ambiente cómodo y cálido. Opta por un blanco mate para poder disimular las pequeñas imperfecciones de la pared, y dejar brillar el ladrillo (literal y figurativamente).

Marrón

Para aquellos que quieren una disposición uniforme y adecuada, las paredes marrones (desde tonos claros de beige hasta marrón claro) son ideales. Los colores neutros acentúan muy bien el ladrillo, independientemente de si su tono se vuelve rojo o marrón. Un marrón medio creará un ambiente cómodo y acogedor, solo tenga cuidado de elegir el que tenga menos matices verdes o rosados; lo más probable es que necesite una paleta de muestras de pintura.

Rojo

Inspírate con el color clásico del ladrillo y pinta las paredes de rojo. Esto le dará un aspecto cohesivo. En cuanto al acabado, elige un rojo que no sea ni mate ni brillante, sino una textura de cáscara de huevo, para un color rico y saturado. Si lo desea, puede aplicar una imprimación gris antes de aplicar la pintura, ya que esto reducirá la cantidad de capas de pintura roja necesarias para cubrir completamente las paredes. Esta sugerencia monocromática conducirá a un arreglo uniforme y “sin costuras”.

About Estate Al Dia

Emprendedora, educadora social y profesora de español. Ella misma se considera una amante de la educación emocional y social. Además, está formada en SEO y en marketing digital, y es la fundadora de estatealdia.com.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *